Últimas recetas

Savannah Food & Wine Festival retribuye a la comunidad

Savannah Food & Wine Festival retribuye a la comunidad


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El Savannah Food & Wine Festival, de una semana de duración, ha anunciado las numerosas organizaciones sin fines de lucro a las que se donará parte de las ganancias del festival. El festival buscado volver a georgia durante la semana del 11 al 17 de noviembre, trayendo a los mejores chefs, sommeliers y expertos culinarios a la zona.

Uno de los principales eventos del festival, el Cata de Gran Reserva, espera generar una cantidad notable de ganancias, de las cuales una parte se donará a una organización local sin fines de lucro, El Club 200 del Imperio Costero. Este evento de alto perfil ofrecerá botellas de vino con un promedio de más de $ 50 para aquellos que busquen "lo último en cata de vinos", además de albergar una subasta silenciosa de artículos como lotes de vino únicos, viajes de lujo, mercadería , y servicios, mientras que los huéspedes pueden disfrutar de aperitivos gourmet.

"Las metas y los objetivos del 200 Club of the Coastal Empire son honorables y claramente están en línea con las necesidades de Savannah. La organización brinda asistencia financiera inmediata para los cónyuges e hijos sobrevivientes de los oficiales de policía y bomberos locales que pierden la vida en el cumplimiento del deber mientras protegemos sus comunidades. Estamos muy orgullosos de estar asociados con el increíble trabajo que The 200 Club ofrece a nuestra comunidad ", declaró Michael T. Owens, presidente del Festival de Comida y Vino de Savannah, en un comunicado de prensa reciente.

Entre los invitados VIP especiales de Grand Reserve Tasting se incluirán sommeliers, enólogos, chefs y autores de renombre mundial como Lydia y Rob Mondavi Jr., el chef Chris Hastings, los Lee Brothers, el chef Anthony Lamas, los maestros sommeliers Robert Jones y Michael McNeill, y viñedos Iron Horse.

Según Hugh Golden, presidente del Comité de Cata de Grand Reserve, el evento es el evento de visita obligada para los entusiastas del vino. "Si aprecia el buen vino, el festival tiene una multitud de eventos a los que puede asistir; si aprecia el buen vino, no encontrará un mejor boleto disponible en la región sureste para degustar vinos extraordinarios que la Gran Reserva".

Con la comunidad como el punto focal de este año Festival de comida y vino de Savannah, retribuir y apoyar a las organizaciones locales sin fines de lucro es de alta prioridad para los organizadores del festival. Además de The 200 Club of the Coastal Empire, las organizaciones sin fines de lucro que se beneficiarán del festival incluyen United Way of the Coastal Empire, Bethesda Academy, West Broad Street YMCA y Mom’s Lemonade Stand.


EXPANDIR

Apoye la voz independiente de Miami y ayude a mantener libre el futuro de New Times.

El vigésimo South Beach Wine & amp Food Festival (SOBEWFF) se está apoderando del sur de Florida del 20 al 23 de mayo.

Este año, junto con los productos culinarios básicos de SOBEWFF como Andrew Zimmern y Martha Stewart, el festival está iluminando a los lugareños que hacen de Miami un destino de clase mundial para los amantes de la comida.

Los profesionales culinarios de Miami reflejan la cultura diversa de nuestra ciudad. A continuación, en orden alfabético, se encuentran algunas de las personalidades talentosas a tener en cuenta en el festival, desde chefs que honran su herencia a través de la comida hasta una anfitriona de brunch con tacones.


Buenas noticias: Fundación Heritage Classic

HILTON HEAD ISLAND, Carolina del Sur (WTOC) - El director del torneo RBC Heritage, Steve Wilmot, a menudo se ve obligado a recordarle a la gente una de las razones más importantes por las que Hilton Head Island tiene un evento del PGA TOUR.

"Sí, se trata de la emoción de tener a los profesionales del PGA TOUR aquí, mostrar que la comunidad es genial en la televisión, pero se trata de retribuir y se trata de apoyar a todas estas organizaciones", dijo Wilmot.

Volver a ese soporte es tan fundamental para el RBC Heritage de 2021 como volver a abril.

La Heritage Classic Foundation no pudo impactar a las organizaciones benéficas locales como lo hace habitualmente con el Heritage reprogramado en junio pasado que opera con pérdidas financieras. Pero la organización está poniendo a sus socios sin fines de lucro al frente de la línea de entidades que regresan al evento esta semana.

“Dos cosas en las que nos enfocamos fueron, la No. 1 fue tener un ambiente seguro y saludable para todos durante el torneo, y en segundo lugar, si no más importante, fue poner en funcionamiento nuestros programas de caridad nuevamente. Tuvimos que cerrarlos debido al año pasado, pero es por eso que hacemos lo que hacemos en la Fundación Heritage Classic y estamos entusiasmados de volver a abrir esos programas. Por lo tanto, esperamos que la comunidad apoye a nuestros Campeones de la Caridad, así como a nuestro programa Birdies for Charity y, además de eso, el 100 por ciento de las ganancias se destinará a esas organizaciones, más un 10 por ciento adicional que la fundación destinará. en la parte superior."

Los programas Champions y Birdies han generado $ 20 millones para organizaciones benéficas locales en la última década. Suspenderlos incluso por un año extraordinario fue difícil para todos, al igual que traerlos de vuelta es emocionante para todos.

“Ojalá pudiéramos hacer más. Hay tantas organizaciones dignas que están haciendo un trabajo tan bueno en esta comunidad y en esta área que vamos a hacer todo lo posible para devolver tanto como podamos. Entonces, pongámonos en marcha, pongamos en marcha el impulso, la emoción está ahí y estamos entusiasmados de poder retribuir ".


La gente dice que la cultura Gullah Geechee está desapareciendo. BJ Dennis dice que están equivocados

BJ Dennis no quiere que esta historia sea sobre él. Me dice esto aproximadamente 27 veces durante tres días, mientras navegamos por las costas pantanosas de Carolina del Sur y Georgia en un Hyundai Santa Fe rojo cangrejo hervido con el aire acondicionado a cinco. Me lo dice un par de veces más en nuestras llamadas de seguimiento y nuevamente por mensaje de texto. "Esto no se trata de mí". Ese es el estribillo. "Esto es genial y todo, pero no se trata de mí".

Al principio, me siento tentado a leerlo como un clásico humilde. Muchos chefs dicen cosas como esta, muchos actores y músicos y otros tipos famosos también lo hacen. Pero como es la naturaleza de los fanfarrones humildes, la mayoría no lo dice en serio.

Gumbo de mariscos picante de Dennis con okra, camarones enteros y pinzas de cangrejo azul

Escuché por primera vez sobre Benjamin "BJ" Dennis IV debido a una ventana emergente que comenzó en 2012 en Butcher & amp Bee, un café de Charleston. Buscando disipar la idea de que la comida afroamericana consiste únicamente en pollo frito y macarrones con queso, el chef construyó sus menús en torno a lo que comían sus antepasados ​​Gullah Geechee: mariscos frescos, productos locales, granos tradicionales. Los medios se dieron cuenta. Pero en lugar de abrir un restaurante o contratar una empresa de relaciones públicas o competir en un programa de cocina, Dennis, que ahora tiene 40 años, trabajó como proveedor de catering y chef privado para poder seguir presentando ventanas emergentes y colaboraciones en toda la ciudad, y luego en todas partes. el país.

Sus ventanas emergentes no solo trataban de servir comida deliciosa, sino también de educar a los comensales, y emergió como un embajador de facto de la comunidad de Gullah: un agricultor, un erudito y un historiador autodidacta, tan experto en cultivar productos de reliquia. y rastreando las rutas gastronómicas transnacionales mientras cocinaba ollas de gumbo con jengibre tachonadas con camarones de arroyo. Se escribió en el New York Times por redescubrir un raro arroz de montaña africano, que se cree perdido para siempre, en un campo remoto de Trinidad. Le enseñó a Anthony Bourdain sobre la comida Gullah en el episodio de Charleston de Partes desconocidas. Acerca de cómo los esclavizados trajeron consigo de África tantos de los cultivos que ahora se consideran productos básicos del sur: maní, sandía, quimbombó, sorgo e innumerables variedades de arroz. Cómo sus habilidades agrícolas formaron la columna vertebral no solo de la economía del Sur, sino también de la cocina de Low Country asociada con la costa de Carolina del Sur y Georgia. Cómo el gumbo, el Hoppin 'John, incluso los camarones y la sémola se remontan a los platos africanos, recreados por personas esclavizadas en las cocinas de las plantaciones.

Los descendientes de estas personas, conocidos como Gullah Geechee, permanecen aquí en las islas del mar y las llanuras costeras del sur de Estados Unidos, su aislamiento geográfico de larga data es un retenedor de su identidad distintiva de África occidental, incluido un idioma criollo que todavía se habla hoy. El propio Dennis habla gullah, una melodiosa amalgama de dialectos ingleses y africanos que interrumpe cuando está emocionado. Incorpora aspectos de la misma en las redes sociales, entrevista a los ancianos y subtitula las fotos para sus seguidores de Instagram: "¡Dem boi dice que te engañes con una olla mux!"

Nacido en Charleston y criado en una casa de ladrillos estilo rancho con un aro de baloncesto al lado del garaje, Dennis creció como Gullah sin pensar en eso. Aprendió temprano a recoger verduras del huerto de su abuelo y romper los cangrejos en el gumbo de mariscos de su madre sin romperse un diente. Quería ser diseñador de videojuegos, pero abandonó el College of Charleston en su primer año y, en cambio, consiguió un trabajo lavando platos en Hyman's Seafood. Se abrió camino hasta la línea, obtuvo un título culinario de un colegio comunitario local, rebotó en algunos restaurantes populares del centro. Luego pasó cuatro años cocinando en el Caribe, un punto de inflexión que vendría a definir el resto de su carrera.

"S t. Thomas me enseñó a no pedir disculpas por la cultura negra ”, dice Dennis. Ver estatuas de líderes negros y escuchar criollo real en la televisión conmovió algo en su interior. Tal vez podría usar lo que sabía, la comida, para devolver este sentido de celebración cultural a Charleston. Para iluminar su propia comunidad.

Barcos de pesca en Mount Pleasant, SC

Hacerlo significaría desafiar la narrativa contemporánea de la escena gastronómica de Charleston, que durante la última década se ha centrado en el trabajo de chefs blancos como Sean Brock en Husk y Mike Lata en FIG. Los medios nacionales (incluido Bourdain) elogiaron a estos chefs por el uso de cultivos tradicionales y técnicas tradicionales, al tiempo que relegaron pilares de Gullah de décadas de antigüedad como Martha Lou's Kitchen y My Three Sons a un segundo plano, constructores de contexto en lugar del evento principal. Pero aquí estaba Dennis, un chef con un pie en ambos mundos, un puente entre la comunidad insular de Gullah y la escena de los restaurantes del centro. Aquí estaba un chef que no solo podía reconocer los orígenes Gullah Geechee de sus platos, sino también hacer de esos orígenes, y sus implicaciones actuales, su enfoque.

"Quería ayudar a la próxima generación de chefs de Gullah Geechee a conseguir lo que les corresponde", dice Dennis, "a entrar por la puerta y no ser humillados".

Michael W. Twitty, el autor e historiador culinario, ha estado siguiendo a Dennis desde el principio. "Él es eso”, Dice Twitty. "Pero el problema es que no está tratando de serlo. Está tratando de criar a toda una generación de personas para que tomen este manto. No queremos ser iconos, queremos ser griots ".

Griot es una palabra que debo buscar, pero cuando lo hago, todo tiene sentido: “un historiador, narrador, cantante de elogios, poeta o músico de África Occidental. a veces llamado bardo ".

Edisto Island es solo a una hora de Charleston, separada del continente por unas pocas vías fluviales delgadas, pero cruzar hasta allí se siente como retroceder en el tiempo. Un hombre vende melones en un camión estacionado al lado de la carretera. Robles cubiertos de musgo cuelgan bajos, formando túneles vivientes de verde y gris. “La mayoría de las islas del mar se ven así”, dice Dennis. “Curiosamente, así es como se ve África Occidental también. Cuando [la gente esclavizada] se bajó de aquí, pensaron que era una broma cruel ".

Estamos conduciendo por el corazón del Corredor del Patrimonio Cultural Gullah Geechee de 425 millas en una misión, o más bien, en dos misiones distintas pero paralelas: la mía, para escribir un perfil de BJ Dennis. El suyo, para convertir mi perfil en algo completamente diferente. Es por eso que hacerle preguntas sobre sí mismo cae en la escala de dificultad en algún lugar cercano a pastorear gatos.

Como él dice, esto no se trata de él. Se trata de la cultura Gullah. La gente ha dicho que está desapareciendo, pero eso es solo porque no saben dónde buscar: los sencillos restaurantes al borde de la carretera, las cocinas caseras, las granjas familiares que salpican el archipiélago bañado por el sol de Low Country. Para entender lo que significa ser Gullah (lo que, por supuesto, equivale a entender al propio Dennis), debemos dejar Charleston por completo, ir a Edisto y St. Helena en Carolina del Sur, y St. Simons Island, Savannah y Brunswick en Georgia. Debemos conocer a las personas que viven esta cultura todos los días, probar las ollas de gumbo y verduras que sus familias han estado cocinando en la oscuridad durante generaciones.

“Demasiados chefs actúan como si fueran los primeros en hacer X, Y, Z”, dice Dennis, “pero todo viene de un lugar. La gente lo hacía antes de que fuera glamoroso ".

Gullah Grub en St. Helena es uno de los pocos restaurantes exclusivamente Gullah del país.

El propietario Bill Green sirve algunas de sus especialidades: camarones fritos, tiburón frito, judías verdes, arroz rojo y ensalada de papas.

Sra. Emily Meggett es una de esas personas, y su casita amarilla es una de las primeras paradas de nuestro viaje. A los 86 años, es la gran matriarca de Edisto Island, es decir, la abuela de todos, aunque tiene 10 hijos, 23 nietos, 35 bisnietos y tres tataranietos (sin mencionar los 21 gatos) propios. Ella todavía cocina para bodas y funerales de 100 personas, cultiva quimbombó en su patio trasero y nunca deja que nadie se vaya sin algo para comer. En su porche trasero, una jarra de plástico de vino de arándanos casero ha estado fermentando durante casi un año. "Coge una funda de almohada, BJ", dice, "vamos a colarla". La vemos verter azúcar en el balde de líquido de color púrpura oscuro mientras recuerda los viejos tiempos, cuando las cosas eran más lentas, menos concurridas, más conectadas. Coloca vasos de plástico del vino dulce pero delicioso junto con galletas saladas con queso crema y jalea de pimienta casera del color de la Navidad. "La gente ya no te trata tan cálidamente", dice.

Se tarda una hora y media en zigzag de Edisto a St. Helena, aunque las dos islas están técnicamente a menos de 20 millas de distancia. "Si tuviéramos un barco, sería más rápido", dice Dennis, cuyo bisabuelo era conductor de ferry, "pero esa vida se acabó ahora". Hoy en día la mayoría de los muelles son privados, las embarcaciones de recreo. Es un mundo diferente, pero St. Helena todavía se siente como un enclave. Hogar de una de las primeras escuelas del país para ex esclavos, hoy una institución cultural afroamericana llamada Penn Center, la isla fue un refugio seguro del KKK durante la era de los derechos civiles. Aquí es donde Martin Luther King Jr. trabajó en "I Have a Dream".

Aquí también es donde conocemos a Jackie Frazier, el dueño de Barefoot Farms, que atiende mesas cargadas de dulces fresas y tomates regordetes bajo un cartel pintado a mano. Tres años seguidos, toda su cosecha fue arrasada por huracanes, sin embargo, aquí permanece, con los pies descalzos hundidos en la tierra blanda, como los de su padre antes que él y los de su abuelo antes de eso. Nos abrimos paso a través de hileras de melones y berzas hasta un remolque reformado en la parte de atrás con 1.500 codornices arrullando silenciosamente en sus jaulas.

"¿Sigues con la dieta del huevo de codorniz?" Pregunta Dennis.

"Estoy seguro." Tres huevos crudos por la mañana y por la noche, dice Frazier, curarán cualquier malestar: diabetes, hipertensión, artritis. Pero no harán que sus hijos (todos los suyos sean adultos) se hagan cargo del negocio familiar. “Terminará conmigo”, dice. “Ya nadie quiere cultivar. Puedes ganarte la vida mucho más fácilmente haciendo otra cosa ".

Jackie Frazier en Barefoot Farms en la isla de St. Helena en Carolina del Sur

Por supuesto, señala Dennis, los niños que no quieren ejercer la profesión de sus padres no es un problema exclusivo de los Gullah Geechee. Pero la negativa de la cultura a asimilarse durante siglos es lo que la ha mantenido fuerte. Por eso es tan crucial educar a los jóvenes de Gullah sobre sus raíces y restablecer un sentido de orgullo por su identidad. Si eso falla, la cultura Gullah podría desaparecer.

Por eso también personas como Bill Green son tan inspiradoras para Dennis. Nos encontramos con Green sobre platos de tiburón frito y arroz rojo en su restaurante, Gullah Grub, en una casa de tablillas blancas. Granjero, pescador y cazador, Green solía tener su propio programa de cocina en el canal de acceso público local. "Cuando era niño, lo veíamos actuar como estúpido, cocinando los platos que comemos", recuerda Dennis. “Fue una leyenda viviente para nosotros. Geechee sin remordimientos ". Hoy en día, Gullah Grub no es solo un restaurante, sino un centro de capacitación donde Green y su esposa, Sara, muestran a los estudiantes de secundaria locales cómo cocinar una simple olla de arroz, cómo pescar, cómo cultivar verduras. "Tienes que enseñarlo", dice Green, "porque cuando te vas, no llevas nada contigo".

Ahora con 72 años, Green ve a Dennis como una especie de protegido, y el chef más joven le devuelve el amor: “Que Bill diga que está orgulloso de lo que estoy haciendo es más grande que cualquier premio James Beard. Este es mi premio. Sentado aquí con él ".

Bill Green con un plato lleno de clásicos en Gullah Grub en la isla de St. Helena

A medida que se desarrolla nuestro viaje por carretera, hay patrones que empiezo a notar. Algunos son preocupantes, como la creciente afluencia de turistas de la región y los impuestos a la propiedad que se han disparado a su paso, están empujando a los gullah fuera de sus tierras. En la isla St. Simons en Georgia, que alguna vez fue el hogar de una sólida comunidad de afroamericanos emancipados, la población negra se ha reducido a menos del 3 por ciento, con más de una cuarta parte de las unidades de vivienda ocupadas solo por temporadas. Los puntos de referencia de Gullah, como Igbo Landing, donde tribus capturadas de la actual Nigeria adelantaron a su barco de esclavos y luego caminaron juntos hacia las turbias aguas de Dunbar Creek para evitar el destino que sabían que les aguardaba, son de propiedad privada y no llevan ningún marcador histórico oficial. Pasamos por un cementerio para esclavos que ahora es propiedad de un campo de golf.

Pero también noto cosas alentadoras, como que casi todas las casas de Gullah que visitamos tienen un huerto en lugar del típico césped suburbano. Y cómo en cada visita, Dennis se desliza de regreso al auto y regresa con una bolsa de lona llena de semillas para compartir. Él sabe de vista lo que contiene cada frasco de vidrio y ziplock sin etiqueta: okra de la isla de Sapelo, guisantes rojos de la isla del mar, habas de orca, llamadas así porque parecen pequeñas orcas. Este vino de un agricultor de Benin que crece bien con sol parcial.

Hoy en día, este tipo de productos de la herencia se ha vuelto poco común, costoso y, a menudo, relegado al mundo de los restaurantes de lujo, una ironía sobre la que Michael Twitty escribió en su blog, Afroculinaria: “Nuestra historia se ha utilizado para aumentar el precio de muchos menús tanto que que los descendientes de los esclavizados no pueden permitirse disfrutar y apreciar la herencia comestible que se nutrió de las habilidades, el conocimiento y la sangre de sus antepasados ​​".

Por eso es tan importante compartir semillas en la comunidad, me dice Twitty: "Se trata de restauración". Al transmitir el mismo sustento que sus antepasados ​​llevaron con ellos en los barcos de esclavos de África, Dennis no solo puede anclar a un pueblo a su pasado, sino también recuperar el tipo de autosuficiencia que siempre ha existido en esta comunidad. Es un acto pequeño y simple, pero también es una revolución.

Semillas a remolque, nos dirigimos a Savannah para encontrarnos con Gina Capers-Willis, que dirige la empresa de catering What’s Gina Cooking. Cuando llegamos, su madre, Ella, está sentada a la mesa de la cocina, criticando los platos de su hija y regalándonos cuentos: cómo aprendió a hacer licor de luna a los 13, cómo encontró una manera engañosa de atrapar cangrejos en un cubo en el arroyo. Dennis se sienta y escucha mientras me uno a Capers-Willis en la estufa, mirándola remover una gran porción de mantequilla en una sémola cremosa y luego poner encima un cangrejo al ajillo cubierto con una cuchara. Ella lo aprueba, riéndose de mis torpes intentos de extraer la dulce carne de cangrejo mientras muerde una garra con sus dientes de 86 años.

Gina Capers-Willis dirige un negocio de catering Gullah contemporáneo en Savannah llamado What's Gina Cooking?

Los cangrejos de ajo sofocados de Alcaparras-Willis son legendarios.

Nuestra siguiente parada es el piso de soltero del chef Roosevelt Brownlee en Savannah. Cuando llegamos a cenar, lleva un rastacap de punto y un delantal rojo sobre una camisa con estampado africano, y la barba blanca está atada con un nudo debajo de la barbilla. Allá por los años 60 y 70, Brownlee cocinaba para músicos de jazz estadounidenses que estaban de gira por Europa: Nina Simone, Dizzy Gillespie, todo Arkestra de Sun Ra ("¡Muddy Waters solía quitarse la dentadura postiza para comerse mi pollo!"), Pero volvió a casa. Savannah y fue pasada por alto para trabajos básicos de cocina.

"Supongo que me llamaron el rebelde porque donde quiera que fuera me ponía algo que representaba a África", dice, deslizando cuatro de sus famosos cangrejos rellenos Daufuskie en el horno, conchas espinosas llenas de almohadas mullidas de carne de cangrejo especiada. Ver el ascenso de Dennis es el tipo de triunfo que se siente personal. “Lo veo haciendo cosas que solía hacer. Hombre, me derribaron ".


Emeril, una nueva semana de restaurantes y más planes para el Festival de comida y vino de Lehigh Valley

Emeril Lagasse y Lehigh Valley Food & amp Wine Festival volverán, pero será muy diferente.

El festival anual regresará del 3 al 12 de junio, presentando un programa virtual con Lagasse y la primera Semana de Restaurante del Festival de Comida y Vino de Lehigh Valley.

Ha sido un desafío para muchos festivales a gran escala decidir la mejor manera de organizar sus eventos a la luz de la pandemia, las crecientes tasas de vacunación y las regulaciones estatales en constante cambio sobre el tamaño de las multitudes.

El año pasado, el festival tuvo que cancelarse en la hora 11, ya que la pandemia comenzó a apoderarse del Valle y se ordenaron cierres.

Cada año, el festival presenta la cocina de los mejores restaurantes de la región, ofertas de viñedos y destilerías de todo el mundo, y demostraciones y talleres de cocina. El evento es organizado por Northampton Community College y Wind Creek en asociación con Southern Glazer's Wine & amp Spirits. El festival también es un importante evento de recaudación de fondos para NCC, que ayuda a financiar becas y programas para estudiantes. Desde 2010, el festival ha recaudado más de $ 2 millones.

El programa virtual se emitirá a las 19:00 horas. 3 de junio en lehighvalleyfoodandwine.com. El evento es gratuito y contará con Lagasse, quien ha sido una parte casi anual del festival y se encuentra entre los chefs más reconocidos y premiados del país. También formarán parte de esa presentación varios chefs locales que prepararán sus mejores recetas para los espectadores, incluido Christopher Heath, chef corporativo ejecutivo de Paxos Restaurants. Chris Cree, fundador de Cree Wine Co., brindará información sobre cómo combinar el vino adecuado con la comida adecuada. También de barril: catas de whisky virtuales con Maker's Mark, Maker's Mark 46, Knob Creek 9 años y Basil Hayden's de Southern Glazer's Wine and Spirits. La música estará a cargo de The Craig Thatcher Band.

El sitio web del festival también ofrecerá una variedad de recorridos virtuales por viñedos y una subasta silenciosa, lo que permitirá a los participantes pujar por vinos finos y experiencias de viaje. Los espectadores también podrán pedir una comida especial en el restaurante Hampton Winds de NCC para cenar mientras ven el programa.

El debut de Food & amp Wine Festival Restaurant Week comenzará el 4 de junio y se extenderá hasta el 12 de junio. Los restaurantes del área participantes, que ofrecerán especiales durante la semana, incluyen blue, Burgers and More de Emeril, Emeril's Chop House, Melt, Top Cut Steakhouse y Torre. Más información sobre eso por venir.

Desde el inicio del festival, se han recaudado más de $ 2 millones para ayudar a los estudiantes. Los dólares de patrocinio y las ganancias de la subasta silenciosa para el festival de este año beneficiarán directamente a los estudiantes de NCC.


Camarones criollos de Effie

Cuando la gente piensa en la comida costera de Georgia, piensa en camarones y sémola. Ese plato es definitivamente indicativo de los Gullah y Geechee de agua salada que vivían en las islas del mar. La mayoría de las veces preparaban el plato con una rica salsa marrón o roux, mucho más parecido a un gumbo. Agua dulce, o tierra firme, Geechee, como mi familia, hizo algo más parecido a un jambalaya, sin quingombó pero con un rico sabor a tomates y pimiento rojo. El arroz, por supuesto, lo estira. Para mí, el camarón criollo de mi mamá, una receta transmitida por la familia, es una comida reconfortante.

Ingredientes:

2 cucharadas de mantequilla sin sal
1 cebolla amarilla finamente picada
3 dientes de ajo, pelados y picados
1 pimiento verde, sin semillas y finamente picado
1 pimiento rojo, sin semillas y finamente picado
1 pimiento naranja, sin semillas y finamente picado
1 lata de 16 onzas de puré de tomate
1 cucharada de hojuelas de pimiento rojo
2 tazas de arroz de grano largo crudo o arroz Carolina Gold
1 cuarto de caldo de camarones tibio, preparado o casero (sigue la receta)
2 libras de camarones grandes, pelados y desvenados, las cáscaras reservadas para el caldo
Sal marina fina y pimienta negra recién molida

Instrucciones:

Paso 1: En una sartén grande de hierro fundido, derrita la mantequilla a fuego medio. Agregue las cebollas y el ajo y saltee hasta que estén dorados, aproximadamente 5 minutos.

Paso 2: Agregue los pimientos, el puré de tomate, las hojuelas de pimiento rojo y el arroz, revolviendo hasta que estén bien combinados. Vierta el caldo lentamente para evitar salpicaduras, ya que la sartén estará caliente, luego hierva el criollo. Una vez que hierva, revuelva, cubra, luego reduzca el fuego a bajo y cocine a fuego lento durante 15 minutos.

Paso 3: Retire la tapa, agregue los camarones y revuelva bien el arroz. Cocine de 5 a 7 minutos más, hasta que se absorba todo el líquido y los camarones se hayan rosado y rizado. Prueba y agrega sal y pimienta a tu gusto. Servir y disfrutar.

Caldo de camarones

Ingredientes:

2 cuartos (8 tazas) de agua fría
4 tazas de conchas de camarones
1 cucharada de aceite de oliva
1 cebolla Vidalia, pelada y cortada en cuartos
1 zanahoria, picada
1 costilla de apio, cortada en trozos de 2 pulgadas, incluidas las hojas
1 limón cortado en cuartos
2 hojas de laurel
2 ramitas de tomillo
1 cucharada de sal kosher
1 cucharadita de granos de pimienta negra enteros

Instrucciones:

Paso 1: Vierta el agua en una olla grande y reserve.

Paso 2: Enjuague y escurra las cáscaras de camarón. En una sartén grande, caliente el aceite a fuego medio-alto y mezcle las cáscaras de camarón durante 2 minutos. Agregue las cebollas, las zanahorias y el apio y cocine, revolviendo, durante 2 a 3 minutos más.

Paso 3: Agregue las cáscaras de camarón y las verduras a la olla, luego agregue el limón, las hojas de laurel, el tomillo, la sal y la pimienta. Lleve el caldo a ebullición, luego reduzca el fuego y cocine a fuego lento durante 40 minutos. Retirar del fuego, luego colar el caldo a través de un colador forrado con una estopilla en recipientes del tamaño de un cuarto de galón o de una pinta. Enfríe el caldo por completo, luego refrigérelo hasta por 2 semanas o congélelo para usarlo más tarde.


California: Manufactura de café, Oakland

Es curioso, no es así, cómo a veces suceden cosas maravillosas solo cuando te quedas sin opciones. Aquí es donde Tartine, la panadería de San Francisco que ayudó a marcar el comienzo de una nueva era del pan estadounidense, se encontró en 2016, cuando buscaba expandir enormemente su imperio, construido sobre tantos bollos matutinos con aroma a cítricos. Después de todo, puede & # x2019t, servir algunos de los mejores pasteles y panes del país & # x2019 junto con los fundadores de café de calidad inferior Chad Robertson y Elisabeth Prueitt lo sabían, pero estaban pasando el peor momento para encontrar el socio o proveedor adecuado para el trabajo. y el tiempo fue un factor muy importante. Ingrese Christopher Jordan, uno de esos adultos de la industria del café que para ese momento lo había hecho y lo había visto todo en su modesta propuesta de llevar el tueste a la casa, lo más probable es que nadie pensara, al menos no al principio, que todos otra persona iba a querer sus cafés. Pero con alguien tan experimentado como Jordan, que llamó a un montón de sus talentosos colegas para hacer que las cosas funcionen, miras hacia atrás y piensas, está bien, entonces ese era bastante inevitable. El café está, como cabría esperar de un equipo con tanto conocimiento, a la altura, pero igualmente emocionante es lo ágil y sensata que ha sido la operación desde el principio. Hay seis asados ​​diferentes, cada uno con su papel que desempeñar, pero con un objetivo común de continuidad y calidad. En poco tiempo, Coffee Manufactory se ha convertido en una presencia tranquilizadora en una industria algo excitante, y eso & # x2019 es simplemente lo mejor.

Notas de sabor Después de años de contentarse con el status quo, Los Ángeles pasó la última década & # x2014 con la ayuda seria de los jugadores de fuera de la ciudad & # x2014 creando un nuevo tipo de cultura de caf & # xE9, y ahora hay hermosas cafeterías en todas partes. Si bien la mayoría interpreta el papel con bastante eficacia, el café con demasiada frecuencia se siente como una ocurrencia tardía. Ese & # x2019s nunca es el caso en Resplandor del día, el sencillo Silver Lake caf & # xE9 que elabora algunos de los mejores granos de todo el mundo, una selección cuidadosamente seleccionada por el propietario Tohm Ifergan. Al entrar en la tienda de Sunset Boulevard, con sus toques de neón y rosa milenario, es posible que sienta la tentación de pensar que acaba de entrar en otra trampa de Instagram y quedarse y ser bendecido. Aún así, con tantos tostadores en la cima de su juego en todo el estado en este momento, usted no quiere pasar demasiado tiempo lejos de la fuente y apenas queda un pueblo o ciudad en el estado que no esté contribuyendo al viaje continuo de California & # x2019 hacia el dominio absoluto y completo del café, pero aquí hay cuatro con los que definitivamente debería estar familiarizado: en Oakland, es & # x2019s Keba Konte & # x2019s Café Red Bay, que ha tenido casi dos años para instalarse en su impresionante tostaduría, bar y complejo de jardines, en Fruitvale (Red Bay tiene planes de expandirse mucho más allá de Oakland & # x2014keep eyes bien abiertos). En Santa Cruz, una de las mejores ciudades cafeteras de Estados Unidos y # x2019 desde antes de que nacieran muchos de los bebedores de café de hoy y # x2019, actualmente se trata de lo infinitamente agradable Cat & amp Cloud, respaldado por una cantidad significativa de experiencia en la industria. En el sur de California & # x2014 ahora orgullosamente la primera región productora de café en el continente americano, mire este espacio & # x2014por supuesto que podemos comenzar con el nuevo programa de tostado que respalda la rápida expansión de Kyle Glanville y Charles Babinski & # x2019 Ve a buscar & # x2018Em Tiger imperio en Los Ángeles. Sin embargo, nada en esta parte del estado durante el año pasado se sintió tan si, por favor, mas de eso como el trabajo que se realiza en Café arcade, el tostador discreto (completo con caf & # xE9 modesto, pero muy acogedor) que tenía su hogar en una vieja tienda de videos en Riverside, sus cafés estaban entre los más memorables a nivel nacional, comenzando con una mezcla de expreso absolutamente lujosa. El programa de participación en las ganancias Arcade & # x2019s, donde los empleados dividen el 10% de las ganancias cada trimestre en lugar de dar propinas, se siente como un modelo del que vale la pena hablar.


Organizar unas vacaciones en torno a la comida y el vino n. ° 038

Australia y las mejores experiencias en bodegas n. ° 8217 por estado

Con la envidiable abundancia de regiones vitivinícolas de Australia abiertas para los amantes del vino en miniatura, que a veces se clasifican.

Quienquiera que haya dicho & lsquonever tomar una gran decisión con el estómago vacío & rsquo obviamente nunca visitó las regiones vinícolas de Australia & rsquos.

Decimos que una barriga hambrienta es el acompañamiento perfecto para cualquier escape gastronómico, ya que proporciona el dispositivo de seguimiento interno necesario para navegar por la multitud de sabores gourmet que se ofrecen.

Planificar la escapada perfecta de comida y vino depende de ti. ¿Saliva con bocadillos salados o se entrega a su gusto por lo dulce más de lo que debería? Estas son las preguntas que debe hacerse mientras planea y planea un viaje para su paladar.

¿Por qué planear unas vacaciones enogastronómicas?

Todos tenemos que comer. ¿Por qué no hacerlo bien? Incluso si no eres un glotón, existe una cultura innegable en torno a la comida que es inspiradora. From farming to fine dining, there&rsquos magic to witnessing all the behind the scenes passion that goes into producing every morsel of a meal and then tasting or sipping the end result.

Australian food and wine holidays are extra special because we infuse the unique energy of our land into every bite. Don&rsquot know what we mean? Sigue leyendo.


Bringing steamed bagels to Savannah

The void in the local tour de torus was too much for Harts and Mapleton to bear. So, the idea was simple: Harts wanted steamed bagels, so she opened a bagel shop.

“I just love steam bagels and they weren’t here so, I said ‘Kevin, will you get me a bagel steamer—an industrial bagel steamer—for my birthday?’ So, then we just started messing around in August, giving them to our friends and neighbors, and they were like, ‘Wow, you really should do something with this’,” Harts said.

This is one instance where everyone should rejoice that neighbors voiced their opinions because the bagels coming out of Steamboat Bagels’ bread saunas are nothing short of brunch-altering.

Steamboat Bagels is a project of love simply because Harts and Mapleton both have their own full-time jobs.

“It’s always been in my mind that it is going to be a hobby,” Harts said. “It was never something where I was like, ‘I want to get rich doing this.’”

Though the two haven’t put their financial futures into making bagels just yet, their customers get the very best they have to offer with each sandwich because of the enjoyment that Harts and Mapleton get out of their new venture.

The location for Steamboat Bagels came naturally, too. With little experience in the food industry, the couple decided to start small. First at home, then with friends, and now at least once a month via pop-up restaurant in Starland Yard.

“We looked into getting a food truck and we looked into getting a space but for us with our jobs it just didn’t make sense,” Harts said. “So, we have a partnership with Loki and Starland Yard. It has been really great to do the pop-ups there.”

Truth be told, I had never had a steamed bagel before and was uncertain in my expectations. So often eating a sandwich framed in bagel is a tricky venture. The bagel can be too chewy or the filling too slippery. All holed-breakfast-sandwich connoisseurs know the feeling of taking that first bite and having to hold in the contents of the bagel awkwardly with the pinkies of the hands. It’s a messy situation well worth avoiding if at all possible.

But, by layering up the sandwich on a fresh bagel, then steaming the entire thing — in Steamboat’s special contraptions — you get a bagel sandwich that eats like a panini but is soft like a steamed bun. Harts seemed to agree with my point.

“If you have all the hearty ingredients that we put on our sub with the smoked meat and the smoked cheeses, you don’t really want to have it falling out of the back of it,” she said.

From steaming, the bagel itself remains delicate and easy to chomp through. I am now a full-fledged disciple of the technique bagels that are used as sandwich bread need to be steamed and leave the traditional chewy counterpart for a smear or some lox.

Some of their sandwiches are created on bialy style bagels. Bialy bagels are not boiled like traditional ones, they are instead sent straight into the oven for baking.

The showstopper — and submarine-sized — sandwich was the Bagel Barge, aptly named. It’s debut was the very last pop up.

Patrons get 10 full inches of an everything bagel sandwich roll, which is arguably the best bagel flavor — especially for breakfast sandwiches. Before steaming, the dynamic duo boards the Bagel Barge with all of the breakfast fixins: sausage, cheese and eggs.

The Smokestack was also a winner. Layered inside of a normal-shaped bagel comes tender smoky shredded boston butt, gooey white American cheese, tender egg, salty bacon and a fresh made rosemary garlic aioli.

This is unlike any barbecue sandwich that you’d find in a normal smokehouse.

Between the perfectly soft bagel and the smoke-filled chew of the meat is the perfect marriage of texture. The egg, bacon and cheese add a level of delectably devilish richness that the compliments the slowly-cooked pork shoulder deliciously.

For the next pop up, May 16, patrons will likely find that a Steamboat signature is back on the menu — the pimento cheese with ham. The classic is dubbed the Groggy Sailor. It features a signature homemade pimento cheese, smoked ham, egg and mustard. This one comes layered on a jalapeno and red pepper bagel.

The idea of an egg-only sandwich on the pillowy steamed bagel is not a compromise by any stretch of the imagination. Many people will find that they prefer that as it brings the taste of the bagel to the front of the experience of tasting Steamboat’s food.

Some time in the future, the Sultans of Steam would like to have a quaint brick-and-mortar spot.

“We would love to have a small space were people would get to go bagels and maybe a Bloody Mary or something on the way to the park,” Harts said.

In the meantime, you can follow Steamboat Bagels on Instagram, @steamboatbagels to get the most up-to-date information on Savannah’s newest circular culinarians.


First Hody festival coming to Cedar Rapids

CEDAR RAPIDS — The houbys are on hold, but the National Czech & Slovak Museum & Library in southwest Cedar Rapids is embracing another festival, serving up food, music, wine tasting, a tree planting and even a cooking demonstration by a Slovak ambassador later this month.

It’s called Hody, which is Czech for “feast,” and is an annual festival in the Czech Republic, held on no particular date between May and September. Celebrations can range from a progressive meal to a multiday celebration, with food, maypoles and music/dancing being the hallmark activities.

Hody 2021 will take place May 21 to 23, with most events happening at the museum, 1400 Inspiration Pl. SW, Cedar Rapids. Many of the events have early reservation deadlines and limited seating.

Drive-up traditional Czech meal: 4 to 7 p.m. May 21 $25, order by today at ncsml.org/hody2021/

Meal to include: pork loin (veprove maso) dumplings with gravy (knedlik) sauerkraut (zeli) one kolach (kolace). Select Czech beer and additional kolaches will be available for purchase at time of pickup.

Linden tree planting: 10 a.m. to noon May 22, at Czech National Cemetery, 2200 C St. SW, Cedar Rapids. Museum President and Chief Executive Officer Cecilia Rokusek, Czech Heritage Foundation President Jim Gruntorad, Slovak Ambassador to the United States Radovan Javorcik and Czech Center of New York Director Miroslav Konvalina and Deputy Director Jan Zahour will plant four linden trees donated by Trees Forever. The event is free and open to the public.

Many cultures consider the linden tree, with its heart-shaped leaf, a sacred symbol representing peace, love, prosperity, friendship and good luck.

Coffee and kolaches: Noon May 22 at the museum, following the tree planting free and open to the public. Konvalina will speak about the Czech Center of New York.

Cooking demonstration: 2 a 4 p.m. May 22, at the museum. Ambassador Javorcik will demonstrate how to prepare laugaricio tartiflette (zemiaky z laugaricia). This potato dish incorporates sauerkraut, sweet wine, bacon, smoked meat and lots of cheese. Audience members will be invited to taste the finished dish. This event is free for museum members and $15 for others. Tickets will be available at the door, but reservations are recommended since room capacity is limited to 72. Call (319) 362-8500 or go to ncsml.org/hody2021/

Czech and Slovak wine tasting: 5 to 6:30 p.m. May 22, at the museum, $60. Featuring sommelier Steven Greif. Sample wines from the Bohemian region, an area that traditionally featured sweet wines but has undergone significant expansion.

Greif has been leading wine tastings covering a broad range of regions and styles for many years. Reservations are recommended as the room capacity is 70 call (319) 362-8500 or go to ncsml.org/hody2021/

Jozef Ivaska Jr. in concert: 2 a 4 p.m. May 23, at the museum $10 public, free to museum members reservations recommended since audience is limited to 100 call (319) 362-8500 or go to ncsml.org/hody2021/

Ivaska, a Slovakian tenor, will perform operatic, traditional folk and Broadway repertoire.


Ver el vídeo: Savannah Food and Wine Festival (Mayo 2022).